Medianeras Brasiliensis
Sometimes I walk around, taking photographs ramdomly. I love Architecture, urban life, social networks, design, films, music and whatever we can denominate "art". I'm an artist wannabe, or something like this. The idea of creating this tumblr came to my mind as an interesting way to manage my hobbie of "taking photos of the city". But I don't intend to keep it limited to that. That's it I thing. Enjoy it.
Medianeras Brasiliensis
+
+
nicoleoliveiraavilacarvalho:

Álbum Revolver

Revolver.
+
Tile patterns at Salvador.
1 - Solar do Unhão
2 - Igreja da Penha em Ribeira
3 e 4 - Igreja de Nossa Senhora da Conceição da Praia
5 - Igreja do Senhor do Bonfim
Tile patterns at Salvador.
1 - Solar do Unhão
2 - Igreja da Penha em Ribeira
3 e 4 - Igreja de Nossa Senhora da Conceição da Praia
5 - Igreja do Senhor do Bonfim
Tile patterns at Salvador.
1 - Solar do Unhão
2 - Igreja da Penha em Ribeira
3 e 4 - Igreja de Nossa Senhora da Conceição da Praia
5 - Igreja do Senhor do Bonfim
Tile patterns at Salvador.
1 - Solar do Unhão
2 - Igreja da Penha em Ribeira
3 e 4 - Igreja de Nossa Senhora da Conceição da Praia
5 - Igreja do Senhor do Bonfim
Tile patterns at Salvador.
1 - Solar do Unhão
2 - Igreja da Penha em Ribeira
3 e 4 - Igreja de Nossa Senhora da Conceição da Praia
5 - Igreja do Senhor do Bonfim
+
gasoline-station:

30 Cities From 200 Years Ago…And Where They Are Now
by NYU Stern Urbanization Project
gasoline-station:

30 Cities From 200 Years Ago…And Where They Are Now
by NYU Stern Urbanization Project
gasoline-station:

30 Cities From 200 Years Ago…And Where They Are Now
by NYU Stern Urbanization Project
gasoline-station:

30 Cities From 200 Years Ago…And Where They Are Now
by NYU Stern Urbanization Project
gasoline-station:

30 Cities From 200 Years Ago…And Where They Are Now
by NYU Stern Urbanization Project
gasoline-station:

30 Cities From 200 Years Ago…And Where They Are Now
by NYU Stern Urbanization Project
+
Aproveitei o rolê casual pelo centro pra fotografar esse azulejo do Hotel Franz que eu paquerava furtivamente pela janela do ônibus. #architecture #azulejo #patern #Londrina #tile
+
+
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
showslow:

"I sit before flowers hoping they will train me in the art of opening up.“
- Shane Koyczan
+
the-suit-man:

http://the-suit-man.tumblr.com/ | Mens fashion | Menswear | Suits |
+
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
arquitecturavisual:

Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura. Sant Just Desvern, España. 1973-1975

En 1973 Ricardo Bofill encontró una fábrica de cemento abandonada, un complejo industrial de principios de siglo que consiste en más de 30 silos subterráneos, galerías y salas de máquinas enormes, y decidió convertirlo en la sede del Taller de Arquitectura. El trabajo de remodelación duró dos años. La fábrica, abandonada y parcialmente en ruinas, era un compendio de elementos surrealistas: escaleras que subían hasta la nada, las estructuras de hormigón armado que nada sostenía, trozos de hierro que cuelgan en el aire, grandes espacios vacíos pero sin embargo, llenos de magia.
+
brazilwonders:

(via Pocketscomics)